x

Cementerio del Condado Hidalgo Sin registro de Tumbas sin Marcar

3 years 9 months 4 days ago Thursday, February 22 2018 Feb 22, 2018 February 22, 2018 9:43 PM February 22, 2018 in Hechos Valle

EDINBURG – El terreno estaba al descubierto. No había presencia de marcar. Han pasado seis décadas desde la última vez que Gloria Ramírez sabia donde estaba localizada la tumba de su abuela.
Ramírez tenía 10 años cuando falleció su abuela. Fue enterrada en lo que era conocido como el cementerio en Richardson Road en Edinburg.
"Recuerdo la lápida que estaba junto a ella," dijo. "Pero ella no tenía una, así que no había manera de que pudiéramos encontrarla. "
Con la ayuda de la arqueóloga Sarah Rowe, Ramírez encontró a su abuela el viernes. El suelo estaba al desnudo, sin marcador. Los únicos hitos son dos lápidas vecinas en el parche de tierra.
Ramírez fue capaz de localizar la tumba con la ayuda de Rowe y del papeleo creado por Hillcrest Memorial Gardens de un tiempo en que el cementerio privado reclamado esta parte del cementerio como propiedad del Condado de Hidalgo.
Desde entonces, el condado reclamo la pequeña porción, denominada "la línea," por la gerente de Hillcrest Sandra Propst. El Condado incorporó la tierra en el cementerio poseído por el condado.
La línea se encuentra en un marcado contraste con el resto de los terrenos propiedad del condado. Hillcrest guardó los expedientes de quiénes fueron enterrados en el cementerio.
Las tumbas en la línea siguen un camino recto y están alineadas por fecha.
Las sepulturas en la sección remanente del condado están esparcidas y siguen un patrón visible.
Tras numerosas solicitudes, el Condado Hidalgo, no pudo conseguir ningún registro de quienes estaban enterrados en el cementerio del Condado.
Su vocera Julia Benitez Sullivan dijo que el condado continúa investigando el asunto.
Rowe está realizando un esfuerzo especial en este lugar con sus estudiantes de la Universidad de Río Grande de Texas, como parte de su clase, los estudiantes documentan y hacen observaciones de cada una de las tumbas en el cementerio propiedad del condado.
Ramírez descubrió gracias a la tumba de su abuela que el condado tiene un total de 1,019 tumbas desconocidas.
En su esfuerzo de la UTRGV ha desplegado perros forenses y un radar penetrador de subsuelo para descubrir tumbas sin marcar enterradas.
“Ellos encontraron 20 locaciones diferentes donde había personas enterradas pero no tenían lapidas,” señalo Rowe.
Agrega que el equipo y los perros no pueden estudiar todo el terreno, solo pequeñas secciones.
“Nosotros necesitamos tener un área objetivo específicamente cuando usamos este equipo,” explicó.
La conclusión lógica, que otras criptas podrían seguir desconocidas bajo tierra.
Ramírez descubrió que la tumba de su abuela sirve para probar eso.

More News


Radar
7 Days