x

Congresista Cuéllar lucha por espacio adicional en la corte

1 month 3 weeks 3 hours ago Thursday, August 06 2020 Aug 6, 2020 August 06, 2020 2:48 PM August 06, 2020 in Somos Noticias

La pandemia del coronavirus ha cambiado las rutinas de los jueces de inmigración en Estados Unidos.

Sin embargo, abogados dicen que desde antes de la pandemia ni siquiera habían suficientes jueces para escuchar cada caso.

Si una persona no está actualmente detenida por las autoridades migratorias de los Estados Unidos, sería casi imposible obtener una audiencia frente a un juez de inmigración para que se haga escuchar su caso.

"Los jueces tal vez están trabajando desde la casa, y los casos siguen aumentando," dijo Ricardo Ramírez, un abogado de inmigración en el Valle de Texas.

Las audiencias con más atraso incluyen los casos de asilo, tales como para las personas en el campamento de migrantes en Matamoros.

Por esa razón, el congresista del sur de Texas Henry Cuéllar (TX-28) pudo apartar parte del presupuesto fiscal del año entrante, para que el gobierno pueda contratar a más de 100 nuevos jueces de inmigración además de sus ayudantes legales e interpretes.

"Pero al mismo tiempo, los jueces que ya están trabajando [...] en la casa, no hacen una moción o un caso, y no mas están colectando [su sueldo pagado por los contribuyentes]. Esto no está correcto," dijo Cuéllar.

El congresista Cuéllar dijo que hay jueces que por razones médicas, se han excusado de escuchar casos en un tribunal por la pandemia, atrasando más los procesos.

En promedio, la espera para una audiencia frente a un juez de inmigración es de 759 días. En Texas, es de 793 días, casi dos años de espera.

Cuéllar propone que se use más de USD$700 millones para las contrataciones y la creación de más espacio físico para escuchar los casos.

Además de proveerle a los jueces con las herramientas tecnológicas para trabajar desde sus casas.

More News

Radar
7 Days