x

Esposa del Héroe Caído: Su Legado Vivirá

3 years 1 month 1 week ago Wednesday, July 05 2017 Jul 5, 2017 July 05, 2017 7:37 AM July 05, 2017 in Somos Noticias

WESLACO - La vida era mejor con él, Dora Hernández  hablo sobre su marido y, compañero, el artillero de 2da clase, Noé Hernández. No sólo fue su amor de preparatoria, él fue el amor de su vida.

Hernández recordó cómo Noé tenía un comportamiento serio, pero que rápidamente se lo ganó con una sonrisa cuando estaban en la preparatoria. Casi 10 años más tarde, construyeron una vida juntos.

La Marina los llevó por todo el mundo. Una de las pasiones de Noé era viajar y conocer   culturas en lugar de solo ser un turista.

Hernández dijo: "Le encantaba viajar. Nunca se detuvo. Siempre buscábamos nuevos lugares para ir y me dijo que quería que nuestro hijo creciera viajando, con ideas diferentes, con una mente amplia, para aceptar otras culturas y para entender que hay más en el mundo que tu pequeña burbuja. Hay gente por allá fuera, pero tú estás de vacaciones y estás emocionado, pero para ellos esa es su vida. "

Unirse a la Marina de los Estados Unidos fue un llamado para Noé Hernández. Sentada alrededor  de docenas de fotos, de memorias en el mostrador de cocina, en su hogar de la infancia, nos las muestra sonriendo. Mientras tanto, el resto de los 9 años  circundantes están haciendo rostro chistoso y signos de paz. Su esposa dijo que era una representación perfecta de su compromiso desde el principio.

El año pasado, el Hernández fue reubicado a una base en Japón.

Hernández dijo que la base es conocida por los frecuentes despliegues, lo que significa que su marido se iría con frecuencia. Para Noé, eso significaba hacer más de lo que amaba.

“Él Estaba ansioso. Él quería, él estaba como, 'está bien estoy aquí, vamos. Voy a conseguir una embarcación, quiero estar en el mar. "Ahí es donde la acción está sucediendo", dijo con una sonrisa.

Los últimos momentos de la pareja juntos los pasaron en casa, disfrutando de su compañía. Comento que fueron a la iglesia ese fin de semana antes de despedirse. La última vez que hablaron fue la noche en que el USS. Fitzgerald chocó con otro buque. Se habían despedido esa noche, como cualquier otra noche, con un ritual de buenas noches.

Con lágrimas en los ojos, recordó a su marido diciendo: "Era un buen marido y padre. Estoy contento de haberlo conocido 10 años. Me alegro de haber conocido el amor, ¿sabes? Porque la gente puede pasar toda su vida sin encontrar el amor verdadero y yo fui uno de los afortunados que fue capaz de encontrarlo”.

"Tuve suerte de amarlo", esas fueron las palabras que Hernández usó para describir su tiempo con Noé.

Ella dijo que le enseñó a amar viajar, las aventuras y la vida. Un amor, dijo, transmitirá a su hijo.

More News

Radar
7 Days