x

Jurado escucha testimonio en juicio de Feit.

Related Story

EDINBURG - El testimonio continuó en el juicio por asesinato de un ex sacerdote acusado de matar a una maestra de escuela de 25 años en 1960.

Durante la primera mitad de la sesión del Lunes, Victor Rodriguez jefe de la policía de McAllen tomó el estrado. Su departamento re-abrió el caso de asesinato de Irene Graza en el 2002.

Rodríguez leyó la declaración de la policía de Feit al jurado, párrafo por párrafo.

El ex sacerdote había sido asignado a la Iglesia del Sagrado Corazón en McAllen para ayudar con los servicios de Semana Santa en 1960.

El 3 de mayo de 1960, Feit le dijo a la policía que el Sábado Santo de el 16 de abril, estaba saliendo de la rectoría pero regresó adentro para contestar el teléfono. Dijo que una mujer joven llamó pidiendo hablar con alguien e insistió en que era importante hablar con un sacerdote, según el documento.

Rodríguez dijo que Feit le dijo a la policía que esperaba que la mujer llegara a la rectoría.

El jefe de policía también leyó que Feit había declarado que nunca la había visto antes, pero la describió como una mujer joven, guapa y de piel clara que hablaba un inglés perfecto.

El informe también declara que Feit le dijo a la policía que después de hablar con ella sobre un asunto personal, la envió a la iglesia para confesarse asegurándole que nadie la escucharía en el confesionario.

El jefe de la policía también leyó la segunda declaración de Feit de junio de 1960 que difería de su declaración inicial.

En junio de 1960, le dijo a la policía que él mismo escuchó la confesión de la mujer en la rectoría.

Feit también habló sobre una reunión con los padres de Garza. Querían hablar con el sacerdote que escuchó su confesión para averiguar si algo andaba mal.

Feit dijo que se reunió con sus padres y que "Los envié a casa lo más rápido y silenciosamente posible".

El informe dice que esa noche, Feit dijo que conducía sin rumbo fijo porque estaba perturbado por la conversación con los padres de Garza.

"Los puntos se conectan con él. Es decir, Irene Garza estuvo con él", dijo Rodríguez. "Los padres sabiendo que ella había estado con él, y ahora que ella está desaparecida, estas cosas se están poniendo difíciles para él. Por lo tanto, básicamente no está preocupado por el hecho de que esto le está afectando bastante rápido".

Durante el interrogatorio, el abogado de Feits se apresuró a señalar que Rodríguez no era parte de la investigación original.

Un ex detective de San Antonio explicó al jurado cómo recibió una llamada en 2002 de un ex monje llamado Dale Tachney diciendo que tenía información sobre un homicidio.

"El Sr. Tachney me llamó y me dijo que estaba al tanto de un homicidio que había tenido lugar en San Antonio a principios de los años 60. Le hablé para tratar de obtener suficiente información de él para ver si podía localizar el homicidio dentro de nuestro archivos ", declaró el ex detective George Saidler a la corte.

Saidler no tenía casos de asesinatos sin resolver en San Antonio que coincidieran con esta información, pero los Texas Rangers tenían un caso muy similar en McAllen.

Tachney, un ex monje que aconsejó a Feit antes de abandonar el sacerdocio en los años 70, es la persona que puede haber reavivado la investigación del caso.

Era un monje en Ava, Missouri y se le asignó determinar si Feit era apto para convertirse en monje o no.

Feit fue enviado a ese monasterio en Missouri en 1963 por la Iglesia Católica.

Durante varias conversaciones, Tachney dijo que Feit le dio detalles sobre el asesinato de una chica mientras estaba en Texas.

Dijo que Feit le dijo que la chica se confesó, la acarició, la llevó al sótano y en un momento la metió en una bañera. Tachney dijo que mientras Feit estaba saliendo de la habitación, la escuchó decir "No puedo respirar, no puedo respirar". Agregó que Feit le dijo que la había dejado en la bañera.

No fue sino hasta después de que Tachney dejó el sacerdocio y se le invitara a escribir la historia de su vida que compartió lo que Feit le había confesado durante su estancia en el monasterio. Fué entonces cuando dijo que sabía que tenía que ir a las autoridades con la verdad.

La defensa le preguntó a Tachney si de hecho era la posibilidad de escribir un libro que lo empujó a presentarse. Tachney lo negó.

Dijo que su papel como sacerdote solo significaba que necesitaba discernir si Feit era o no apto para ser monje, no para juzgarlo por nada más.

La fiscalía presionó con la misma pregunta: "¿Por qué esperar tanto para revelar la verdad?"

Tachney respondió con lágrimas en los ojos, "Tenía un padre, tenía un padre ... ¿podemos pasar a otra cosa?"

El testimonio continuará el Martes por la mañana.

News

Radar
7 Days