x

Vivir con Autismo

Related Story

WESLACO – Los familiares de niños que tienen autismo se ven afectados de muchas formas.

El diagnóstico puede afectar las relaciones familiares.

Se deben tomar decisiones

CHANNEL 5 NEWS conoció una familia que encontró la forma de ayudar a su hijo, comprometiéndose a permanecer juntos.

 Héctor y Rosie Zúñiga confesaron que nunca imaginaron a donde los conduciría el camino que emprendieron después de su casarse en 1994.

Héctor dijo que tenía planes para sus hijos.

"Según yo, mi hijo sería jugador de futbol”, comentó.

Rosie Zúñiga dijo que ella tuvo un embarazo normal.  Héctor Jr. nació en 1996.  

"Todo estaba bien, lloró y el doctor dijo que estaba bien”, expresó.

La familia Zúñiga dijo que superaron muchos retos en sus vidas cuando Héctor Jr. empezó a crecer. Javier, su segundo hijo, nació 18 meses después. Fue entonces que se dieron cuenta de los cambios en el pequeño Héctor.

“Antes de que naciera Javier, Héctor decía adiós, mamá, papá palabras pequeñas como cualquier bebé pero todo desapareció repentinamente", dijo.

Después de una visita a su pediatra, la pareja fue enviada a Houston donde un doctor atendería a su hijo. Pero no les dieron buenas noticias.

"Fue cuando el doctor nos dijo que tenía desorden persuasivo de desarrollo. No querían diagnosticarlo como autismo porque estaba muy pequeño”, confesó Rosie Zúñiga.

"Teníamos mucho miedo. Era algo de lo que nunca habíamos escuchado. No sabe lo severo que será”, agregó. 

Fue devastador para Héctor  y Rosie.

“Fue uno de los momentos más difíciles de nuestras vidas. Yo me aboque a mi trabajo”, dijo el padre.

 Pero en los momentos más difíciles de sus vidas, la pareja dijo que había mucho amor y comprensión.

"Siempre me preocupaba, pero el entendimiento y la comunicación, mucha paciencia... creo que eso ayuda mucho” dijo la madre.

Javier, el hermano menor de Héctor Jr. dijo que tuvo que asumir el papel de mentor.

La familia expresó que Javier tuvo que crecer rápido.

"En ese momento, quisimos que Javier fuera el mejor terapeuta que su hermano tenía. Héctor le hacía caso a su hermano", comentó Héctor Zúñiga.

Estaba determinado a que su hijo no se perdiera.

“Entre más lo expongamos, nos daremos cuenta de lo que es capaz”, dijo.

Héctor Jr. aprende rápido.

Rosie dijo que su fortaleza está a prueba a cada instante.

“Ahora, si alguien se queda viendo, no me importa. Estoy tan orgullosa que quiero que vean. Él es mi ángel”, dijo.

La familia dijo que la competencia sigue viva entre los hermanos.

“Jugábamos Súper Nintendo todo el tiempo cuando estábamos mas jóvenes. El. Me ganaba en casi todos los niveles”, dijo Javier.

Dijo que tenía sueños para su hermano mayor.

"Quiero que sea feliz. Quiero que sea... como dice mamá... que sea independiente, que se pueda cuidar... hacer todo lo que hacen los demás”, comentó. “En ocasiones me gustaría estar en su lugar ... para que él tenga una vida normal ... para que sepa como vivo la vida. Me gustaría ver por sus ojos, saber cómo es su vida, para poder entender mejor lo que pasa por su mente... para entenderlo mejor y buscar ayuda para él”.

La familia ya no siente que su vida es como las piezas de un rompecabezas... anos de terapia y apoyo han ayudado mucho.

El padre  cree que hay muchas personas ayudando a Héctor Jr.

"Se han abierto muchas puertas. Creo que es Dios que está cuidando y proveyendo para él. Estoy muy orgulloso de mis hijos. Me da felicidad que sean mis hijos", dijo.

Héctor junior pronto excederá la edad para la institución de rehabilitación donde ha ido por años. Esos servicios le fueron proporcionados a través del distrito escolar al que asistía, de acuerdo con regulaciones estatales y federales.

 Rosie Zúñiga dice que buscará otros medios para que su hijo continúe recibiendo servicios que le ayudarán en el futuro.

News

Radar
7 Days