x

México: Incluso con un nuevo albergue, Matamoros pasa apuros para dar cabida a tantos migrantes

México: Incluso con un nuevo albergue, Matamoros pasa apuros para dar cabida a tantos migrantes
9 months 4 weeks 11 hours ago Thursday, August 24 2023 Aug 24, 2023 August 24, 2023 5:39 PM August 24, 2023 in Noticias RGV
Source: APnews.com
Un migrante descansa sobre su hamaca en un albergue el miércoles 16 de agosto de 2023, en Matamoros, México. (AP Foto/Jacky Muniello)

Los migrantes pueden solicitar citas desde cualquier parte del norte de México —incluso tan al sur como la Ciudad de México, pero muchos aún se congregan en ciudades cercanas a la frontera con Estados Unidos.

Las autoridades federales estadounidenses dicen que, en general, es necesario intentarlo a diario durante seis a ocho semanas para obtener una cita en CBP One. Muchos migrantes entrevistados por The Associated Press indicaron que llevaban unos tres meses intentándolo, aunque algunos dijeron haber tenido suerte después de que sólo llevaban unos días tratando de obtener una cita.

El INM desea que el campamento improvisado en Matamoros sea desmantelado.

“La instalación del albergue tiene como objetivo proporcionar un espacio seguro y apropiado para aquellos que esperan atención para sus solicitudes de asilo", señaló la agencia en un comunicado.

El refugio nuevo se encuentra en un estacionamiento y una entrada pavimentada a un hospital que no se utiliza. En el piso se han marcado con gis los sitios donde las familias pueden colocar sus tiendas. Hay patrullas de seguridad, duchas portátiles, retretes, lavamanos y una cocina.

Los niños acudieron en masa a un nuevo campo de juegos ubicado en uno de los pocos espacios con césped en el refugio mientras los padres hacían fila para registrarse la semana pasada. Algunos voluntarios hicieron agujeros en las lonas para que hubiese mejor ventilación.

The Sidewalk School, un grupo que ofrece servicios médicos cerca del campamento, les dice a los migrantes que las condiciones son mejores en el refugio al aire libre cercado que en los campamentos improvisados, en los cuales se han incrementado los asaltos, pero es difícil convencerlos.

Joer, un venezolano de 33 años que lleva tres meses viviendo en el campamento y declinó dar su nombre completo por razones de seguridad, dijo que el albergue podría resultarle conveniente a las familias, pero siente que la implantación de un toque de queda socavaría una sensación de comunidad.

Joer vende bebidas, refrigerios y cigarrillos a migrantes en un área que durante la noche se llena de vida como si fuera una avenida, según dice.

“Imagínese (estar desde) las 22:00 de la noche encerrada y dando vueltas como un gallinero, como si uno fuera gallina”, señaló Joer, refiriéndose a la vida dentro del refugio.

El primer día que el albergue abrió sus puertas, Joer notó que unas 100 personas se fueron del campamento. Pero esa misma noche llegaron unos 300 migrantes nuevos.

__

El periodista de The Associated Press Elliot Spagat contribuyó a este despacho desde San Diego.

More News


Radar
7 Days