x

Ex-gerente de tienda de armas acusado de falsificar formatos federales

4 months 2 weeks 2 days ago Friday, January 10 2020 Jan 10, 2020 January 10, 2020 2:49 PM January 10, 2020 in Somos Noticias

MCALLEN - Ya está programada la fecha de juicio para un ex policía del Valle del Río Grande que luego se convirtió en el gerente de una tienda de armas.

El implicado enfrenta cargos por vender armas ilegales y falsificar un formato para lograrlo. Algo no tan difícil de lograr.

Este formato federal está cargado de consecuencias.

"Es un documento legal federal utilizado para verificar su identidad y para asegurarse de que pueda obtener un arma legalmente," menciona Brian Guerra, propietaro de Lone Star Guns.

Los compradores de armas en la tienda de Bryan Guerra o que cuentan con una licencia federal para portar un arma, deben completar el formato 4473 del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, o ATF por sus siglas en inglés.

En dicho formato dan a conocer su información personal.

En la página tres, el comprador enlista las armas que va a comprar y entrega los documentos al vendedor.

Sin embargo, en The Gun Rack, se reporta que su gerente le informó a agentes federales que falsificó al menos uno de esos formatos.

Esto lo logró agregando la compra de una segunda arma, cuando el comprador solo había adquirido una.

“Esa información adicional es una violación a cómo se supone que debe llenarse ese formato. Así que con eso está dando declaraciones falsas,” explica Guerra.

Guerra comenta que falsificar ese documento no es algo complicado.

Puede lograrlo agregándole datos a esta sección, donde le solicitan la descripción de las armas que adquirió.

El comprador escribe lo que compró, pero los empleados de la tienda de armas pueden agregarle.

Y si el comprador llena la parte del formato donde le preguntan el total de armas adquiridas, entonces pueden falsificar todo el documento.

Básicamente se logra de cualquier manera y las consecuencias siempre llevan a este documento.

“Si un arma es utilizada en un crimen, el número de serie luego es rastreada hasta el fabricante, y es cuando le informarán a ATF, la agencia que inspecciona, a dónde vendieron el arma, comunmente a tiendas mayoristas. Después, esa tienda puede especificar a qué tienda la envió y qué persona adquirió el arma," comenta Guerra.

Si el cliente no la compró realmente, vuelve la tienda sospechosa.

Este tipo de compras falsas ocurren todo el tiempo, y es cuando el comprador debe respaldarse de ese mismo formulario.
    
Guerra comenta que cuando las tiendas realizan ese tipo de acciones, afectan a la industria por completo.    

“Esta persona estuvo alterando documentos para distribuirle armas a personas que normalmente no podrían adquirirlas. Y no con sus propios documentos, sino con los de otras personas. Así que es una violación masiva a la confianza del público," agrega Guerra.

Por ahora, Cruz mantiene su inociencia mientras llega su juicio fue programado para el próximo mes.

El sospechoso además enfrenta acusaciones de intentar exportar rifles ilegalmente hacia el exterior de los Estados Unidos.

More News

Radar
7 Days