x

Veterano de Vietnam Deportado Sigue Considerándose Patriota Estadounidense

3 years 2 months 3 days ago Thursday, September 28 2017 Sep 28, 2017 September 28, 2017 6:02 PM September 28, 2017 in Hechos Valle

NUEVO PROGRESO - Imagine arriesgar su vida por los Estados Unidos de América,  regresar de la guerra a casa y ser deportado. Esa es la realidad de muchos veteranos del país.

Se quedan sin beneficios de veteranos, no reciben el Seguro Social e incluso quedan sin medios legales para al menos visitar el país que protegieron y por el que pelearon.

José María Martínez de 68 años, un veterano de Vietnam que vive en Nuevo Progreso, Tamaulipas, México, es uno de ellos.

"Amo a los Estados Unidos profundamente. Volvería a luchar en la guerra si fuera necesario. Mis hijos y nietos viven en ese país", expresó.

Martínez luchó en combate en Vietnam y puso su vida en peligro. Tiene documentos y condecoraciones que lo comprueban.

"Toda condecoración que ves con una ‘V’ en ella, significa ‘valor de combate’”, dijo afectuosamente.

Martínez creció en Brownsville; sus padres lo trajeron a los Estados Unidos con una tarjeta de residencia cuando tenía siete años de edad. En cuanto creció, se enlistó en la Marina y fue a la guerra.

"Una vez marino... siempre marino", comentó.

A Martínez le dijeron que servir en el ejército le ayudaría a obtener la ciudadanía estadounidense. Se retiró del servicio honorablemente en 1972, pero la documentación que recibió mostraba dos marcas en el recuadro de "SI" de la ciudadanía estadounidense.

"Mi documento D214 indicaba que nací en México y que me retiraron como ciudadano estadounidense. Así que pensé que era ciudadano estadounidense. Me registré como Republicano", explicó.

En 1997, Martínez tuvo problemas legales. Lo capturaron pasando pacas de marihuana por el punto de revisión de Sarita y fue a prisión.

"Cumplí mis cinco años en prisión", dijo, "pagué mi deuda con la sociedad en cuanto a mí me concierne."

Se enteró de que no era ciudadano estadounidense después de pagar su condena. Martínez nunca solicito su ciudadanía y dice que tampoco sabía que tenía que hacerlo. Así que su segundo castigo por el cargo de contrabando fue la deportación.

"Me quitaron mis derechos de la Asociación de Veteranos, ese fue mi tercer castigo. Cuando cumplí 62 años, puse en mi Seguro Social mis 30 años y lo declinaron. Bueno, lo aprobaron, pero no me podían dar los beneficios porque fui deportado. Así que fui castigado cuatro veces por el mismo crimen", explicó.

Martínez dice que se arrepiente de haber infringido la ley.

"Estoy aquí por mis errores...", se lamentó.

Desea una segunda oportunidad por parte del país que ama y no es el único en esta situación. El congresista Vicente González dice que se ha comunicado con veteranos estadounidenses en 36 países a nivel mundial.

"Quizá hayamos deportado a cientos, o miles", mencionó.

La mayoría de las historias son similares a la de Martínez.

"Cuando tienen 18 años y te encuentras en el desierto en una guerra, lo último que piensas es en presentar tus documentos de inmigración", dijo.

González ya presentó una propuesta de ley que detendría la suspensión de veteranos y regresaría a los que han sido deportados. La enmienda patriótica de repatriados tiene un copatrocinador Republicano. La ley permitiría que algunos veteranos deportados vuelvan a Estados Unidos y que pregunten su estado de veterano durante los procedimientos de deportación.

González dice que el Presidente Trump apoya dicha enmienda. Se lo comentó en una cena privada en la Casa Blanca.

"Estuvo de acuerdo de inmediato en que es erróneo y que necesitamos hacer algo al respecto", dijo González.

La gente deportada por crímenes como asesinato, violaciones, agresiones sexuales a menores o terrorismo, no calificarían para la repatriación.

González dice que la mayoría calificaría. Los crímenes por los cuales la mayoría de los veteranos son deportados son relacionados drogas y alcohol.

"Regresan al país con el Síndrome por Estrés Post-Traumático", dijo, "Como sabes, en años recientes hemos perdido a miles de veteranos por suicidio. Empiezan a auto medicarse. Usan drogas o alcohol y caen en el problema del abuso de sustancias y terminan en problemas”.

Martínez anhela regresar a Texas, pero ya tiene una vida muy cómoda en México.

Su apartamento está a menos de una milla de la frontera. En su interior tiene más recuerdos de su lealtad a los Estados Unidos.

El espera poder volver a este país algún día y llevar a sus nietos que nunca ha conocido, al monumento de Vietnam en Washington, D.C.

"Pasé de ser Coronel a Teniente y de Teniente General a Soldado Raso a Cabo y a Sargento", dijo Martínez con lágrimas en sus ojos mientras veía un cuadro.

Martínez no espera sentado una segunda oportunidad. Sino que sigue viviendo su vida y cuidando de su negocio en México, a unos pasos de la frontera con Estados Unidos.

More News

Radar
7 Days