x

Al menos 13,800 personas han muerto por COVID-19 solo en la Ciudad de México

1 month 2 weeks 3 days ago Friday, December 04 2020 Dec 4, 2020 December 04, 2020 8:01 PM December 04, 2020 in Hechos Valle
Source: https://apnews.com/
By: aria Verza

CIUDAD DE MÉXICO (AP) - A veces, canciones de baile latinoamericano en la radio (salsa, cumbia, ranchera) traen un poco de alegría a la sala de emergencias del hospital Ajusco Medio de la Ciudad de México, que está operando muy por encima de su capacidad normal debido a la pandemia del coronavirus.

La doctora Marta Patricia Mancilla, jefa de la unidad de emergencias, dice que la alegre banda sonora es una distracción de la rutina en el hospital abarrotado, donde algunas personas se han arrodillado a las puertas de la sala de emergencias, rezando por los familiares que padecen la enfermedad  

Han pasado ocho meses desde que el hospital del Ajusco Medio, administrado por la ciudad, fue nombrado como uno de los pocos hospitales exclusivamente COVID-19 en la ciudad de casi nueve millones, y las camas vacías son raras."Lo peor está por llegar", dijo Mancilla. 

"Y, lamentablemente, nos va a coger muy cansados", dijo sobre el personal médico que ha estado trabajando constantemente mientras son vulnerables a la enfermedad. Se confirma que casi 2,000 trabajadores de la salud murieron a causa de la enfermedad en todo México.

El costo es psicológico y físico, y es tan claro como los números escritos en una pizarra borrable en el consultorio del Dr. Alejandro Avalos, director del hospital Ajusco Medio: el total de pacientes está al 122% de su capacidad, los cuidados intensivos al 116% y la unidad de emergencia al 100%.

"No hemos estado por debajo del 100% desde mayo", dijo Avalos, cuyo hospital, una instalación gubernamental que trata a pacientes de forma gratuita, se ha ampliado temporalmente para hacer frente a las oleadas de casos de coronavirus. En toda la ciudad, la ocupación de los hospitales fue del 69% esta semana.

Sin embargo, por más llenos que estén los hospitales de la ciudad, sus calles también están abarrotadas una vez más; en algunas partes más centrales de la metrópoli, casi todo el mundo usa una mascarilla, pero en otras áreas más pobres y periféricas, menos gente lo hace.

La situación tiene a los funcionarios preocupados. Normalmente, millones de personas se reúnen cada año para la festividad del 12 de diciembre de la santa Virgen de Guadalupe en México, y las grandes reuniones familiares son la norma para la Navidad en México 

Se generó un llamamiento urgente del presidente Andrés Manuel López Obrador el viernes, quien decretó una ampliación de 500 camas de hospital más en la Ciudad de México y suplicó a los mexicanos que dejen de abarrotar las calles y se queden en casa en diciembre.

"En este mes de diciembre hay problemas de tráfico, hay un número creciente de vehículos en las calles", dijo el presidente. "En este momento, no podemos actuar así".

López Obrador anunció una nueva contratación para ayudar al exhausto personal médico. "Hay mucho cansancio, fatiga", dijo.

Al menos 13,800 personas han muerto por COVID-19 solo en la Ciudad de México, según datos oficiales. Las autoridades dicen que el número probablemente sea mayor en parte debido a las pruebas limitadas, especialmente en los primeros meses de la pandemia.

Los métodos han mejorado desde que los hospitales de la ciudad se vieron desbordados en mayo y junio, cuando los pacientes fueron tratados en los pasillos y los familiares de los muertos ni siquiera pudieron ingresar al hospital para identificar los cuerpos. La tasa de letalidad se ha reducido significativamente en el hospital de Avalos, pero junto con las mejoras ha habido un costo emocional.

"Nuestra forma de pensar ha cambiado", dijo Avalos. "Hemos aprendido a llorar con la gente, a sufrir con la gente, a entender mejor a la gente".  

El viernes, el alcalde no volvió a elevar la ciudad al nivel de alerta máximo como algunos esperaban, y los empleadores habían temido porque habría requerido el cierre de negocios. Pero Sheinbaum dijo que se reanudarían algunas medidas que estaban vigentes durante la alerta máxima anterior, incluida la urgencia de que las personas se aíslen voluntariamente, la suspensión de actividades no esenciales del gobierno local y la autorización de puestos de control para limitar el número de personas que ingresan al centro de la capital durante la época colonial en una hora.

La paciencia de los profesionales de la salud parece estar agotando. La semana pasada, un grupo de médicos y enfermeras del hospital estatal La Raza, uno de los más grandes de la ciudad, firmó una carta abierta en la que amenazaba con dejar de tratar a los pacientes con COVID-19 a menos que la ciudad declarara un cierre parcial, como hizo en la primavera.

"Si estuvo mal en mayo, ahora es peor", dijo un médico que firmó la carta y que pidió no ser identificado por temor a represalias. "Hay menos médicos", dijo, debido a infecciones, o los médicos simplemente se ausentan porque no pueden enfrentar la presión, el miedo y el exceso de trabajo.

Igual de malo, los medicamentos de anestesia necesarios para intubar con éxito a los pacientes y mantenerlos conectados a los ventiladores se están agotando. "Es vergonzoso decir que algunos pacientes tienen que hacerse sus propias pruebas de PCR y encontrar un hospital que las acepte, porque no hay camas" en los hospitales públicos gratuitos, anotó.  

López Obrador ha rechazado cualquier tipo de bloqueo estricto, diciendo que tales medidas huelen a "dictadura".

Hay algunas victorias; en el hospital Ajusco Medio, uno de los 36 pacientes con ventiladores se ha desconectado de la máquina y se está recuperando. Nació un bebé, separado de su madre que tiene COVID-19.

El hospital ha instalado tiendas de campaña en el exterior para detectar y clasificar a los pacientes que llegan; algunos pueden ser enviados a casa con medicamentos, otros ingresados. Eso le ha permitido al hospital aumentar considerablemente la cantidad de personas que atiende.

Pero los signos de desgaste son claros: la máquina de tomografía computarizada del hospital está siendo reparada, luego de haber realizado unas 4.500 tomografías pulmonares en los últimos meses para detectar daños por coronavirus.

El costo psicológico también es evidente para los pacientes, incluso para los que sobreviven.

María Eugenia Ortiz, de 51 años, y su esposo, ambos infectados, llegaron al hospital para su tercer chequeo desde que fueron enviados a casa con medicamentos. Decidió soportar la enfermedad en casa porque le aterraba el hospital. En sus peores momentos, luchó por respirar. Catorce de sus amigos y familiares han muerto a causa de la enfermedad.

"Todo se volvía negro y me sentía como si estuviera flotando", recordó Ortiz. "Mi pecho estaba vacío y frío".

Ahora, Ortiz siente más confianza en los médicos.

Antes, los médicos no te ayudaban, había más miedo, no sabíamos qué hacer", dijo.

Pero las actitudes cambian lentamente; El personal médico aún cuestiona si los residentes de la ciudad se están tomando la pandemia lo suficientemente en serio.

"Nos estamos hartando cada vez más", dijo el médico del hospital La Raza, quien también estaba infectado. "En México, lo que está matando gente no es la enfermedad en sí, sino la falta de información, el mal manejo de la pandemia y el desconocimiento de la gente. Ver los centros comerciales llenos es desalentador, después de trabajar un turno de 24 horas".

Mancilla, el director de emergencias, dijo: "Existe la sensación de '¿por qué seguimos arriesgándonos si la gente no está prestando atención?' Esto se está saliendo de control y es difícil seguir así ".

(Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved. This mate

  

More News

Radar
7 Days